art02# horreo (gallego)

Los hórreos (cabazo, cabaceiro, cabaceira, canastro o piorno en gallego) son una de las construcciones típicas de Galicia; el horreo es una pieza clave en el contexto arquitectónico, económico y cultural en las casas rurales gallegas. Se trata de un pequeño edificio exento, elevado sobre pilotes como los antiguos palafitos: cumple la función de granero y almacén de frutos. Por su solución funcional, carácter, gracia y armonía constituye un elemento de gran interés arquitectónico y pintoresco. La forma y su nombre varía de unas zonas a otras aunque todos cumplen con la mismo función, un espacio utilizado para almacenar y proteger los frutos de la cosecha, fundamentalmente maíz, frente a los ataques de roedores.

Sobre su origen existen varias hipótesis aunque la más probable es que surgieran en plena cultura castrense  como almacén o secadero de grano, sin embargo en ninguna excavación hasta el momento se han encontrado restos que puedan confirmar dicha hipótesis. Si bien, puede suponerse que deriva de construcciones romanas, exiten noticias datadas en el s. I a.c, ya que éstos construyeron graneros elevados sobre columnas con el fin de conservar los alimentos. Incluso hay quien sugiere que fueron los visigodos sus introductores en la península Ibérica. Fritz Kruger, fotógrafo y etnógrafo alemán, apuntó la teoría de la evolución de un tipo arcaico de “cabaceiro” realizado con varas entretejidas de forma similar a algunos cestos hasta construcción que hoy conocemos. No es hasta el s. XIII cuando aparecen dibujados en las Cantigas de Santa María, de Alfonso X el Sabio. En el s.XIV alcanzan el apogeo en su desarrollo y evolucionan mínimamente en los siglos posteriores sin perder su esencia.

año 2010